Anotaciones del viento

By Todas mis palabras - martes, diciembre 17, 2019



08 de mayo de 2017.

La nota que se sostiene en el aire sabe más de nosotros que nosotros mismos. Anulo las medidas, los mecanismos de control, los parámetros de cómo debería ser/sucederme la vida.
La esperanza vuelve a plantar bandera en la puerta de este hogar humano que soy.

"Amor pasaporte, amor pasamontañas, amor llave, amor revólver, amor que le dé los mil ojos de Argos, la ubicuidad, el silencio desde donde la música es posible" —escribe Julio.

Leche y miel.
Leche y miel.
Leche y miel.
Libros, negrura, crisantemos.
Fin de semana.
Poesía y ciudad. Esta lengua que inventamos.

Vivir el momento. Vivir en el momento.


____


20 de octubre de 2017.

Mujer que se entrega a la voluntad del mar.

*
Creer que cuando nos conocimos trazamos el sentido horizontal del número 8.

*
Esta decadencia de lo definitorio. 
Esta rebelión de lo definitivo.


____


25 de noviembre de 2017.

Ahora voy a leer un poema que va a ser el poema del conocimiento del mundo. No tiene cuerdas vocales, pero es un sonido puede llegar a recorrer la distancia de la palabra cantada. Es un poema que desarma, como el misterio, y viaja a través de las plazas y los automóviles; de lo cerrado y lo ajeno. 
Es un poema como una persona que está existiendo, escuchando, a través de las montañas, los océanos y la rambla que limita el mar.
Voy a leer un poema que sale del poema, se eleva y reincide en el azul del aire.

*
Como el arcoiris, mi voz de templo
enciende un mar. Pero sólo un color baila afuera, donde escucho el vendaval.

Cae la letra, cae, como la lluvia.
La lluvia cae sobre la palabra desesperada y la hace nueva.

La poesía cae sobre lo cotidiano, y sorprende.

Y allí, a lo lejos, el sentido, la literatura, el rumor humano.



  • Compartir:

You Might Also Like

0 diálogos