#THEEDGE: El corazón del mar

| | 0 comentarios

Lisandro me habla del anfibio que emana del azul, como tantas otras veces, pero esta vez lo escucho diferente. Es que ha pasado el mar, me ha (tras)pasado un mar entero.
Mientras Lisandro y el Anfibio y el mar, María escribe: "Be free", que en español significa "Sé libre". La libertad es como el mar: ES. Pensar en el Anfibio, en el azul, en el mar y en la libertad me da serenidad y esperanza, como cuando el mar se queda quieto y por un momento le cede protagonismo al horizonte —al igual que una foto de ayer por la noche, Flor y la reconciliación que le trae paz a su nueva versión de la mujer—.
"Esto es una forma de amor", y al pensarlo me nacen escamas. Digo: "Amor, amor, amor"; y lo repito porque se siente bien de la boca para adentro. Este pequeño momento se parece bastante a la felicidad, pero no podría asegurártelo porque todavía estoy aprendiendo; estoy aprendiendo mis propias definiciones de los placeres del mundo.
Cierro los ojos y mientras empieza a sonar Igual que ayer, me siento plena porque hoy puedo decir que me llenaron el corazón de palabras. Me estoy llenando de música. ¿Me crees? Dame tu mano. Me lleno de música y me convierto en canción en este mismo instante, ahora, con tu mano empezando a sentir cómo galopa el corazón salvaje. El corazón salvaje conoce el idioma del fuego que ha empezado a brotar hace unos meses atrás. El fuego me ha ayudado a sanar y a re-escribir los sueños y el vuelo de afuera hacia adentro, como un poema del plexo solar.
"Le pregunto a papá que es una sístole", anotaba hace unos días atrás; esto fue antes de vaciarme pero después del día que nos quedamos a oscuras. Mi padre no contesta con la voz, contesta con un secreto hecho silencio: "Tu mamá no sabe cuánto la amo".
Esto, de alguna manera, se ha convertido en la llama de mi voluntad de querer quererme, del cambio, del Amor como un eco: Amor, amor, amor. En el Amor encuentro la oportunidad de transformarme en el mar como el anfibio y el azul, quiero decir, encuentro la posibilidad de SER.
Alguna vez Julio escribió: "Pero el amor, esa palabra", y hoy le respondo a él, a mi madre y a mi padre; a los tres les digo, casi como un mantra: 
M A R 
M A R
A M A R

*
"Si me pierdo a mí misma,
lo pierdo todo."


Imagen vía Brigette Bloom

0 comentarios:

Publicar un comentario

Buscar este blog

ENCUENTRA TU INSPIRACIÓN:

Facebook Twitter Google + Tumblr Instagram Youtube

SUSCRIBITE VÍA MAIL:

No dejes de creer que las palabras y las poesías sí pueden cambiar el mundo.
Walt Whitman
Licencia de Creative Commons
Todas mis palabras by Sol Iametti is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en www.todasmispalabras.com.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en soliametti.wordpress.com