#THEHUNT: La chica de las manos frías y el síndrome París

| | 0 comentarios

Miércoles.
Ha comenzado la búsqueda.
Percibo dos mitades,
dos piernas abiertas,
cada una en distintos puntos cardinales,
al mismo tiempo.
Buenos Aires y París 
a 14 horas de cielo 
o a 5 minutos de perder la cordura.
Por momentos no distingo en dónde estoy.

Jueves.
Tomo la pequeña botella con vestigios de perfume.
El jazmín aflora 
como yo afloraba al sexo a los 17 años de edad.
La nostalgia de un país a la distancia
me ha enseñado una nueva forma de bipolaridad
en la que el 'quiero' y el 'puedo' 
van más allá de una letra de Sabina.

Viernes.
Me han regalado un reloj con la torre encapsulada
y me invento una señal:
el countdown ha comenzado.
París ha tocado a mi puerta cuatro veces en toda la semana.
He intentado ignorar su perfume perdiéndome en las luces de Florida
o en la dársena del puerto.
No he tenido éxito.

Sábado.
La temperatura se ha anclado en mis manos.
Con la proximidad del invierno mi sangre entra en receso, 
y esta vez lo que invento es una excusa:
escribo para salvar a mis manos de ser un miembro fantasma.
Escribo para partirme a la mitad
y ver si estoy madura.

Domingo.
Ha comenzado la búsqueda.
Percibo dos mitades,
dos piernas abiertas,
cada una en distintos puntos cardinales. 
La cápsula se ha roto 
y me he inventado otra señal:
el desdoblamiento del tiempo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Buscar este blog

ENCUENTRA TU INSPIRACIÓN:

Facebook Twitter Google + Tumblr Instagram Youtube

SUSCRIBITE VÍA MAIL:

No dejes de creer que las palabras y las poesías sí pueden cambiar el mundo.
Walt Whitman
Licencia de Creative Commons
Todas mis palabras by Sol Iametti is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en www.todasmispalabras.com.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en soliametti.wordpress.com